Plagas y Enfermedades

PULGÓN

PULGÓN

El pulgón es una de las plagas más comunes, y pueden afectar a casi todos los cultivos. Hay muchas especies de pulgones, algunos de ellos son específicos de un cultivo, mientras que otros son polífagos y se alimentan de varias especies vegetales. Los pulgones también se distribuyen por hábitats muy diversos. Hay pulgones que desarrollan sus colonias bajo tierra, en las raíces de los cultivos (pulgones radiculares). Otras especies se distribuyen por hojas y las partes aéreas de las plantas (los más habituales) mientras que otros forman agallas en las hojas y viven dentro de ellas (pulgones galícolas).

Los pulgones se alimentan absorbiendo la savia de las plantas después de clavar en ellas su pico chupador. De preferencia se establecen en las partes más tiernas de la planta, y en estas zonas es posible encontrar una alta densidad de individuos. Existen hembras sin alas y hembras aladas, gracias a las cuales se dispersa la colonia hacia nuevas plantas. La reproducción es vivípara (no ponen huevos) y los juveniles solo se diferencian de los adultos por su menor tamaño.

Las plantas afectadas por pulgones presentan síntomas fácilmente identificables. Por un lado, es posible ver a los pulgones directamente. Miden 3 mm y habitualmente son de color negro o verde. También es posible observar que las plantas afectadas presentan hojas retorcidas, con melaza y negrilla. La presencia de hormigas en una planta también puede delatar la presencia de pulgones. Estos pequeños insectos establecen una relación de mutualismo con los pulgones. A consecuencia de absorber la savia de las plantas, los pulgones excretan melaza, una sustancia dulce y nutritivamente apreciada por las hormigas. A cambio de alimentarse de esta melaza, las hormigas protegen a los pulgones contra posibles depredadores, los limpian, los resguardan de la lluvia y los desplazan hacia hojas frescas cuando las afectadas se secan, favoreciendo así su dispersión.

Los daños directos causados por pulgones se observan fácilmente: debilitamiento general de la planta, reducción del crecimiento y amarilleamiento de las hojas. Los daños indirectos incluyen la presencia de melaza por la superficie, que sirve de soporte a la negrilla la cual reduce la fotosíntesis y deprecia a los frutos. Aun así, el más importante daño indirecto que generan los pulgones sobre un cultivo se debe a que son los principales transmisores de virus. Al picar a una planta infectada, pasan a ser vectores de la enfermedad e inyectaran el virus cuando piquen a una planta sana. Son transmisores del virus Y de la patata y del virus del mosaico del pepino, entre otros.

 

PRODUCTOS RECOMENDADOS:

DASKOR

CYTHRIN

KAY

AKIRA

ACEITE INSECTICIDA

INSECTICIDA SISTÉMICO

JABÓN POTÁSICO

BUCKLEY

INSECTICIDA POLIVALENTE

Fecha

22 Enero 2015

Categoría

PLAGAS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información